Álvaro del Portillo, siervo bueno y fiel

marzo 11, 2009

In Memoriam de Eusebio González García

febrero 18, 2009

eusebio-3

El pasado 2 de noviembre falleció en un accidente de tráfico el catedrático de Derecho Fiscal de la Universidad de Salamanca, Eusebio González García, cuando regresaba de unas reuniones científicas en Venezuela y Perú. Casado y padre de nueve hijos, desde su juventud fue miembro Supernumerario del Opus Dei, lo que le llevó a implicarse en numerosas iniciativas de promoción educativa y social, procurando siempre unir a muchas familias en la defensa de sus derechos.

En varios artículos publicados in memoriam se destaca su excelente curriculum profesional entre los que sobresalen dos doctorados Honoris Causa. “Muy pocos -se afirma en uno de ellos- son los que pueden exhibir un en su curriculum científico tan amplio y riguroso como el suyo: dirigió docenas de tesis (…) y varias universidades españolas se beneficiaron de su magisterio que también impartió en las Universidades de Chile, Paraguay, Uruguay, Perú, México, Argentina, Colombia, Francia, Alemania, Italia, Portugal, Venezuela y muchas otras más. (…). Perteneció también –ocupando puestos de particular responsabilidad- a múltiples Asociaciones de carácter nacional e internacional” Pero “su labor más encomiable – se afirma en otro de los artículos- no tuvo lugar en instituciones o tierras lejanas. Tuvo un don connatural en educar a sus hijos en libertad y responsabilidad personal y en este campo dio numerosas y frecuentas conferencias (…) Su vacío es muy grande –el que dejan los seres geniales y absolutamente irrepetibles-. Todos los que le conocimos le estamos agradecidos por su ejemplo de vida y pedimos fuerza para continuar con ese espíritu de servicio a los demás, especialmente en la propia familia”.

eusebio21

VIII FORO “La mujer y sus desafíos”

febrero 11, 2009

foroalfar1

Con la participación de más de cien jóvenes, la Asociación Alfar, una iniciativa promovida por el Opus Dei en Salamanca,  celebra la octava  edición del foro “Mujer y sus desafíos”.

Bajo este sugerente título jóvenes venidas de distintos puntos de España (Valencia, Barcelona, San Cugat, Santander, Burgos, Igualada, Gijón y Oviedo) se dieron cita en Salamanca los días 31 de Enero y 1 de Febrero. El foro busca  estimular a las participantes para que se formen opiniones firmes y comprometidas sobre temas de actualidad. Opiniones que les permitan adquirir una capacidad de liderazgo, de respuesta y de diálogo con el entorno social. Ya en este punto insistió Doña Maricé Romero Quintana, psicóloga y jefa de la unidad contra la violencia de género de la Subdelegación del Gobierno en Salamanca que inauguró el encuentro. Alertar y alentar fueron las premisas que compartió con el Foro para que la formación nos lleve a ser autónomas y libres en cualquier decisión.

La Asociación Arlanza de Burgos con su ponencia sobre “Bella”, película de Eduardo Verástegui, consiguió hacernos reflexionar sobre la gran realidad de la maternidad. Otro de los trabajos, presentado por un grupo de Valencia, sobre la mujer y la ayuda humanitaria, resaltó la labor que proyectos como Harambee, surgido a raíz de la Canonización de San Josemaría en el 2002, o  Condoray, favorecen que la mujer recupere su sitio en el mundo.

foroalfar-2
La ganadora fue la ponencia presentada por el Club Diemal de Valencia, que bajo el título “La mujer en las distintas culturas” fue capaz de dar una visión global de la mujer en el mundo, desde Asia a África pasando por la “moderna” mujer europea. El segundo premio se lo llevó el Colegio Canigó de Barcelona; “La mujer en la ciencia”, un recorrido por los distintos logros que la mujer ha conseguido en este campo.

La mesa redonda fue moderada por D. Ramón Pí, periodista que ha sido columnista de ABC y de La Gaceta de los Negocios así como de OTR/ Press (servicio de opinión de Europa Press). Está considerado como uno de los creadores del género de las tertulias políticas radiofónicas. Las participantes expusieron las conclusiones de sus trabajos para comenzar el turno de preguntas.

Además de las sesiones de trabajo, las participantes tuvieron un encuentro en el Ayuntamiento con la Concejala de Juventud, Dª Gozo Merino, quien las animó a resolver con su formación las inquietudes propias de su condición de mujeres del siglo que vivimos.

La clausura y entrega de premios corrió a cargo de D. Miguel Ángel Gómez Castaño, que como presidente de la Fundación Milenio, colaboradora del Foro, animó a las participantes a seguir en esta línea de estudio.

Eusebio González, sacerdote salmantino y profesor de la Universidad Pontificia de la Santa Cruz, diserta sobre San Pablo

diciembre 12, 2008

Misa en la Catedral en la festividad del Fundador del Opus Dei

junio 20, 2008

El 25 de junio se celebrará una Misa en la Catedral a las 20,00 h. con ocasión de la festividad de San Josemaría Escrivá (26 de junio)

“Descubrí cómo trabajar con visión de servicio a los demás”

abril 24, 2008


Jesús San Miguel acaba de recibir el Premio Castilla y León de Investigación Científica y Técnica. Es Jefe del Servicio de Hematología del Hospital Clínico de de Salamanca y subdirector del Centro de Investigación del Cáncer

A sus 54 años este soriano es coordinador de la Red Nacional de Mieloma, después de haber creado la Red Europea de Mieloma (EUMM). Tiene en su haber, entre otros, el Premio Internacional Waldenström, Premio Nacional de Investigación, Premio Nacional de Oncología y Premio CEOE a la investigación Científica en Ciencias Biológicas. Con este galardón se reconocía la “extraordinaria calidad” de sus investigaciones en el campo de la Hematología y en concreto de los cánceres hemáticos, como la leucemia, lo que le ha llevado a realizar más de 400 publicaciones, la mayoría de difusión internacional, y participar en 45 proyectos de investigación.

¿Cómo conociste la Obra?

Se puede decir que “desde la otra esquina”. Vivía en Burgos y por diversos avatares me fui a estudiar medicina en la Universidad de Navarra. Allí residí en el Colegio Mayor Belagua, que lleva el Opus Dei. Iba bastante aleccionado, por parte de mi padre y de algunas otras personas, para que ni de lejos me acercase a la Obra. La verdad es que iba cargado con todo tipo de prejuicios en contra de la institución.

¿Pero ahora eres miembro del Opus Dei?

Sí. Pedí la admisión en la Obra en el año 1974 cuando estudiaba cuarto de Medicina.

¿A qué se debió ese cambio?

Cuando empecé a conocer a personas de la Obra (algunos de ellos hoy grandes amigos míos). Me sorprendió el contraste abismal que había entre la idea que yo tenía, llena de prejuicios, y la realidad. La vida y actitud de esas personas me dio mucho que pensar.

Pero de ahí hasta pedir la admisión…

Fue un proceso lento de asombro y asimilación. La idea de santificar los estudios, el trabajo, me fascinaba. A su vez, me sorprendía y atraía el cariño que encontraba en el Colegio Mayor.

¿A qué te refieres?

Fundamentalmente al ambiente de familia que encontré. Por ejemplo, cogí una gripe muy fuerte que me tuvo más de una semana en cama. Me sentí en todo momento muy arropado, como si estuviera en mi propia casa. Hasta el capellán me llevaba la comida y me acompañaba durante un buen rato.

¿Y eso fue decisivo?

No, realmente sólo fue como una gota más entre otras muchas que terminaron por colmar el vaso, después de que poco a poco hubiera ido calando en mí la coherencia de vida de muchas personas. En el Colegio pude comprobar la pluralidad de ideas políticas y sociales de los miembros de la Obra; nada que ver con el conjunto de tópicos que llevaba en mi mochila cuando aparecí por allí.


Antes me hablabas de la santificación del trabajo…

Fue un factor decisivo. He de reconocer que era un poco empollón. Tenía una gran inquietud profesional. Las perspectivas que se me abrían para mi futura labor como médico me parecían apasionantes, soñaba con llegar muy lejos… Pues bien, descubrir que ese trabajo no era un obstáculo sino el mejor de los instrumentos para unirse a Dios y realizarlo con una visión de servicio a los demás suponía dar un giro radical a los motivos que hasta entonces me movían (me enseñaron que en lugar de trabajar por “algo”, lo haría por “alguien”….)

¿Influyeron más aspectos?

Otra cuestión que me pareció inaudita fue enterarme que el matrimonio era una más de las vocaciones cristianas. Me pareció sorprendente, nunca me lo había planteado así. A mí me atraía mucho la idea de compartir la vida con la mujer de la que me enamorara, de formar un hogar, de gozar con los hijos. La idea de que eso era algo querido por Dios me descubrió algo más que una nueva perspectiva. Trabajo y familia eran y son dos aspectos nucleares en mi vida. Tenemos 6 hijos. En los Congresos muchos colegas de todo el mundo me conocen como el “family man”

¿Tu mujer es también del Opus Dei?

Sí, lo que facilita muchas cosas, pero podía no haber sido así porque la vocación es personal. En el matrimonio lo más importante es compartir un proyecto común de vida, eso es fundamental a la hora de educar a los hijos.

A veces se dice que los hijos dan muchos problemas…

Sí, y también muchas alegrías. Lo importante es esforzarse cada día por buscar su bien, compaginando un alto grado de cariño con la transmisión de una educación humana y cristiana recia y coherente. Eso me ha llevado a implicarme, junto a otros padres, en un proyecto educativo en la ciudad, un Colegio que cuenta ya con unos 600 alumnos. Gracias a Dios yo estoy teniendo muchísima suerte con mis hijos. Dos de ellos son del Opus Dei y les veo muy felices. Todos los días pedimos para que todos ellos sean buenos hijos de Dios.

Los que son de la Obra, ¿no pueden estar un poco condicionados porque lo sois tú y tu mujer?

Les hemos educado en un clima de gran libertad y hemos procurado darles lo mejor de nosotros. Ellos son los que libremente, “porque les ha dado la gana”, han elegido ese camino y parecen felices. Nosotros, lejos de empujarles, les hablamos con claridad de la dureza del camino que emprendían y de que lo importante en cualquier camino no son las ilusiones iniciales sino la perseverancia para llegar a la meta.

Efectivamente, hoy los jóvenes no lo tienen fácil…

También les hemos dicho que nos tendrán siempre a su lado…Tal y como están las cosas ningún joven “puede andar por la buena senda” si no es con un elevado grado de libertad. Hoy en día la virtud no es fácil, aunque mi visión de la juventud es muy positiva. A los chicos basta con mostrarles con sinceridad el camino del bien, un camino que es más exigente pero, a la vez, más atractivo que cualquier otro. También te digo una cosa, el mayor fracaso de mi vida sería el no haber ayudado a un hijo a encontrarse con Dios.

Eres Jefe de un Servicio que goza de bastante prestigio en España y más en concreto del Mieloma a nivel internacional lo que supone muchos viajes y participación en múltiples congresos ¿cómo llegas a todo?

Lo del prestigio es un poco exagerado y, en todo caso, fruto del trabajo de las 100 personas que formamos el equipo. Cuesta un poco llegar a todo, pero con esfuerzo se llega.


¿Saben tus colegas y amigos que eres del Opus Dei?

Por supuesto. Lo saben todos, no sólo los de Salamanca, sino también los colegas de otros países con los que coincido en numerosos Congresos. Esto forma parte de mi concepto de amistad. No creo en las amistades superficiales, me gusta tocar fondo (por ejemplo, no podría, no sabría permanecer al margen de un problema familiar de un amigo).

¿Y les hablas del Opus Dei?

Siempre que puedo. Siento mi responsabilidad de cristiano al moverme en el mundo científico internacional. Aprovecho todas las ocasiones para explicar mi fe, mi vocación y los ideales que me mueven. Agradecen siempre mis explicaciones sobre puntos controvertidos de la doctrina de la Iglesia. Muchos amigos han vuelto a practicar la fe, y a bastantes les he puesto en contacto para que asistan a los medios de formación que la Obra imparte en sus distintos países.

¿Conociste a San Josemaría?

Tuve la suerte de asistir a una tertulia con él en el año 1972. Entonces no era de la Obra y me impresionó su fuerza espiritual y la claridad de los mensajes. Intento vivir su enseñanza de buscar la santidad en medio del mundo. Personalmente, probablemente por mi trabajo, hay una expresión suya que me produce una gran satisfacción. Decía con frecuencia que el Opus Dei es “una inyección intravenosa en el torrente circulatorio de la sociedad”. Esta imagen, para un hematólogo, tiene un significado muy familiar.

¿Hay que ser especial para ser del Opus Dei?

No se trata de pensar que las personas del Opus Dei somos mejores que los demás, nada de eso. Sólo somos (cada uno de nosotros) un poco mejores de lo que seríamos sin esta vocación (o al menos por ello luchamos), y con todos nuestros defectos intentamos contribuir a que la sociedad camine más cerca de Dios.

J.L.G.

VII FORO “La mujer y sus desafíos”

febrero 15, 2008

 copia-de-foro-alfar-26-i-08-004.jpg

Con la participación de más de 120 jóvenes, la Asociación Alfar de Salamanca llevó a cabo la séptima edición del foro “Mujer y sus desafíos”.

Bajo este sugerente título jóvenes venidas de distintos puntos de España (Valencia, Murcia, Tarrasa, San Cugat, Santander, Burgos, Igualada y Madrid) se dieron cita en Salamanca los días 26 y 27 de Enero. El foro busca estimular a las participantes para que se formen opiniones firmes y comprometidas sobre temas de actualidad que ellas mismas eligen. Opiniones que les permitan adquirir una capacidad de liderazgo, de respuesta y de diálogo con el entorno social.

Las jóvenes se expresaron con seriedad acerca de temas como el papel de la mujer en la política, el heroísmo necesario para defender los ideales, la maternidad, los problemas de comunicación entre madre e hija, la influencia de la moda, el rechazo de la mujer a ser considerada un objeto publicitario o cómo reconciliar trabajo y familia, entre otros variados tópicos.

Todas las exposiciones estuvieron caracterizadas por presentar no sólo la problemática en cuestión, sino por ofrecer posibles soluciones, es decir, por abrir de manera esperanzadora vías de acción para la mujer.

Durante la mesa redonda coincidieron en la necesidad de avanzar codo a codo con los varones a fin de lograr una justa igualdad en el trabajo, y enfatizaron el reto que tienen ellos por su parte para mejorar su implicación en la familia.

El jurado valoró tanto el contenido como la puesta en escena de la ponencia, originalidad del tema tratado, trabajo y documentación. El primer premio se otorgó a la Asociación Arlanza de Burgos por la exposición “Alma de Mujer”, quienes mediante un diálogo periodístico-teatral reflexionaron sobre el heroísmo de dos mujeres griegas, Antígona (s. V a.C.) y Eleni (s. XX), capaces de defender sus ideales hasta sus últimas consecuencias. El segundo premio recayó en la Asociación Cantarell de San Cugat, quienes hablaron de “Mujer y liderazgo”, y las menciones especiales fueron para las ponencias “Conciliación trabajo y familia: hablan los jóvenes” y “La mujer ante el reto del dolor”, presentados por los Asociaciones Isard y Diemal, de Igualada y Valencia respectivamente.

Además de las sesiones de trabajo, las participantes tuvieron un encuentro en el Ayuntamiento con la Concejala de Juventud, Dª Gozo Merino, quien las animó a resolver con su formación las inquietudes propias de su condición de mujeres del siglo que vivimos.

La clausura del foro estuvo a cargo de Dª Mª Jesús Moro Almaraz, Procuradora en Cortes de Castilla y León, quien las invitó a poner en práctica los ideales planteados en el foro y a no conformarse con lograr la igualdad de derechos por el simple hecho de ser mujeres, sino obteniendo el reconocimiento objetivo de sus capacidades.

Las jóvenes participantes coincidieron en que si bien los desafíos existen, será posible superarlos con formación y actuando de manera generosa y solidaria.

El Aula Sacerdotal Esgueva organiza una Jornada sobre ideología de género

noviembre 23, 2007

ponentes.jpg El Aula Sacerdotal Esgueva de Valladolid organizó la XV Jornada Teológica en la casa de Convivencias “El Rincón”, situada en la ciudad castellana de Tordesillas. La Jornada contó con más de un centenar de asistentes procedentes de las diócesis de Castilla y León. Asistió el obispo emérito de Tenerife, Mons. D. Felipe Fernández. Este año las conferencias y coloquios trataron sobre la actualidad de la “ideología de género”.

Aún constituyendo un peligro para la fe cristiana, la ideología de género puede ser valorada positivamente, según el canonista Joan Carreras. “En efecto –afirmó”, esta ideología tiene la virtud de llevar a sus últimas consecuencias ciertos planteamientos antropológicos que están en la base de la comprensión jurídica y teológica de la familia durante estos últimos siglos. El dualismo, en cuya virtud la persona es entendida como una “libertad que se autoproyecta”, no es algo exclusivo de esta ideología: se encuentra presente en amplios sectores de la teología moral. El contractualismo, que lleva a reducir el matrimonio a un simple contrato utilitarista, sigue estando vivo en el derecho occidental tanto civil como canónico”.

Para Carreras, “la ideología de género, en cuanto que desarrolla coherentemente dichos presupuestos antropológicos y jurídicos, puede ser valorada como un desafío a la Teología y al Derecho canónico, porque o bien le invita a seguir la lógica de sus conclusiones o bien le empuja a buscar los fundamentos de la familia en nociones más acordes con su tradición. Concretamente, la noción bíblica de “una sola carne” incluye dos elementos clave con los que los estudiosos pueden hacer frente al desafío de género: la heterosexualidad, como presupuesto antropológico y teológico, y la alianza como causa eficiente del matrimonio, sobre el que se edifica la familia”.

jardin.jpgPara el sociólogo Juan Villa, uno de los tres ponentes, la última ideología de la modernidad propone que el género es una construcción cultural, socialmente impuesta, y que subordina la mujer al varón. “Al igual que el feminismo radical –afirmó-, entiende la diferencia como desigualdad intolerable, pero va más lejos: pretende que el género sólo debe ser fruto de una elección individual, se construye en la vida de cada persona (no es algo fijo y estable), y que sólo es posible eliminar la discriminación haciendo desaparecer el género, haciéndolo irrelevante en la vida de las personas y en la organización social: en el mundo laboral, en la educación y en las relaciones humanas, debe desaparecer cualquier diferenciación de género”. Por su parte, Benigno Blanco, Presidente del Foro Español de la Familia, propuso a los presentes cuatro modos de contrarrestar esta ideología. En primer lugar, animando a conocer todo lo relativo a esta cuestión informándose adecuadamente. En segundo lugar, hablar con muchas personas sobre el contenido y manifestaciones sociales y culturales de la misma. Una tercera línea de acción podría ser la de fomentar una visión sana de la familia presentando modelos en que aparezca claramente la familia natural: una madre, un padre y unos hijos. Insistió en que la difusión de estos modelos es algo muy atractivo y que todos se sienten estimulados a secundarlos. Otra posible línea sería la de fomentar diferentes iniciativas sociales venciendo toda clase de pasividad.

La Jornada concluyó con una animada mesa redonda en la que los asistentes formularon preguntas a los tres conferenciantes.

El Aula Sacerdotal Esgueva es un Centro vallisoletano impulsado por la Sociedad Sacerdotal de Santa Cruz.

El 22 de septiembre comenzarán las actividades en el club Terral

agosto 13, 2007

04.jpg Os informamos que el sábado 22 de septiembre reanudaremos las actividades ordinarias de estudio y tiempo libre en el Club juvenil Terral. Os haremos llegar a todas las familias la información, así como las actividades para padres y los retiros mensuales predicados por un sacerdote de la Prelatura del Opus Dei.

El Club Arapiles, 38 años de juventud

agosto 7, 2007

present_arapiles01.jpgLa Asociación Cultural y Docente Arapiles y la Asociación Juvenil Terral surgieron por la iniciativa de un grupo de familias en 1969. Pensando en sus hijos, emprendieron ilusionados un proyecto hasta entonces poco común: la creación de una asociación destinada a ocupar el tiempo libre, facilitándoles la práctica de sus aficiones, de modo que completasen su formación tanto humana como espiritual. Desde el principio quisieron que reinara un espíritu cristiano que no excluyese a nadie, fuese cual fuese su condición social o religiosa. Por este motivo encomendaron la dirección espiritual a la Prelatura del Opus Dei.