El Aula Sacerdotal Esgueva organiza una Jornada sobre ideología de género

ponentes.jpg El Aula Sacerdotal Esgueva de Valladolid organizó la XV Jornada Teológica en la casa de Convivencias “El Rincón”, situada en la ciudad castellana de Tordesillas. La Jornada contó con más de un centenar de asistentes procedentes de las diócesis de Castilla y León. Asistió el obispo emérito de Tenerife, Mons. D. Felipe Fernández. Este año las conferencias y coloquios trataron sobre la actualidad de la “ideología de género”.

Aún constituyendo un peligro para la fe cristiana, la ideología de género puede ser valorada positivamente, según el canonista Joan Carreras. “En efecto –afirmó”, esta ideología tiene la virtud de llevar a sus últimas consecuencias ciertos planteamientos antropológicos que están en la base de la comprensión jurídica y teológica de la familia durante estos últimos siglos. El dualismo, en cuya virtud la persona es entendida como una “libertad que se autoproyecta”, no es algo exclusivo de esta ideología: se encuentra presente en amplios sectores de la teología moral. El contractualismo, que lleva a reducir el matrimonio a un simple contrato utilitarista, sigue estando vivo en el derecho occidental tanto civil como canónico”.

Para Carreras, “la ideología de género, en cuanto que desarrolla coherentemente dichos presupuestos antropológicos y jurídicos, puede ser valorada como un desafío a la Teología y al Derecho canónico, porque o bien le invita a seguir la lógica de sus conclusiones o bien le empuja a buscar los fundamentos de la familia en nociones más acordes con su tradición. Concretamente, la noción bíblica de “una sola carne” incluye dos elementos clave con los que los estudiosos pueden hacer frente al desafío de género: la heterosexualidad, como presupuesto antropológico y teológico, y la alianza como causa eficiente del matrimonio, sobre el que se edifica la familia”.

jardin.jpgPara el sociólogo Juan Villa, uno de los tres ponentes, la última ideología de la modernidad propone que el género es una construcción cultural, socialmente impuesta, y que subordina la mujer al varón. “Al igual que el feminismo radical –afirmó-, entiende la diferencia como desigualdad intolerable, pero va más lejos: pretende que el género sólo debe ser fruto de una elección individual, se construye en la vida de cada persona (no es algo fijo y estable), y que sólo es posible eliminar la discriminación haciendo desaparecer el género, haciéndolo irrelevante en la vida de las personas y en la organización social: en el mundo laboral, en la educación y en las relaciones humanas, debe desaparecer cualquier diferenciación de género”. Por su parte, Benigno Blanco, Presidente del Foro Español de la Familia, propuso a los presentes cuatro modos de contrarrestar esta ideología. En primer lugar, animando a conocer todo lo relativo a esta cuestión informándose adecuadamente. En segundo lugar, hablar con muchas personas sobre el contenido y manifestaciones sociales y culturales de la misma. Una tercera línea de acción podría ser la de fomentar una visión sana de la familia presentando modelos en que aparezca claramente la familia natural: una madre, un padre y unos hijos. Insistió en que la difusión de estos modelos es algo muy atractivo y que todos se sienten estimulados a secundarlos. Otra posible línea sería la de fomentar diferentes iniciativas sociales venciendo toda clase de pasividad.

La Jornada concluyó con una animada mesa redonda en la que los asistentes formularon preguntas a los tres conferenciantes.

El Aula Sacerdotal Esgueva es un Centro vallisoletano impulsado por la Sociedad Sacerdotal de Santa Cruz.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: